Velouté de achira con mejillones y algas en costra de hojaldre.

Esta es una receta que tira su inspiración del cruce y la intercesión de la Mitología y la Leyenda del pueblo Arachan con la Historia. Es un Drama y una Profecía que nos ha legado la Nación Amerindiana, los arachane que como la etimología de su nombre lo indica es “el pueblo que ven nacer el sol” (Ara es día, y chane el que ve.) tiene como escenario el departamento de Rocha en Uruguay junto a la frontera con el estado de Río Grande del Sur en Brasil.

Alúa cultiva achiras rojas, que el río se encarga de transportar hasta las partes más lejanas. Y la Oulmá [la Laguna Negra] las abraza para soltarlas generosamente por los senderos que conducen al Cerro de Las Maravillas. La madre de su madre, le enseña secretos. Sin embargo, la anciana dice: Cuando te hagas grande, tendrás que ir al Cerro de las Mujeres [Cerro Verde], al templo sin paredes, y ellas te enseñarán la verdad sobre los asuntos de la vida y sobre los Caminos del Alma.”

El misterio del Corazón de Piedra. Carlos Ferrer Olmedo.

La flor de la Achira era sagrada para Pueblo arachán, es una planta que pertenece a la familia de las canacias (canna edulis) de las cuales existen más de 70 especies, fue probablemente domesticada en la zona andina en la época prehispánica desde Colombia hasta el Ecuador, con una rápida dispersión desde México hasta el norte de Chile. Actualmente se encuentra extendida en numerosas regiones del mundo y se le puede cultivar desde los 500 hasta los 2.700 metros de altitud. Es conocida bajo diferente nombres y es muy apreciada en la cocina del Ecuador, Perú, Colombia, Tailandia y Vietnam. Los rizomas son ricos en almidón y se pueden comer hervidos, fritos, horneados o a las brasas y de ellos se puede obtener de la harina y del almidón con los cuáles se elaboran panes, galletas, pastas frescas o secas, bizcochos, bizcochuelo, arepas, colada y natillas. Las hojas se utilizan para envolver y cocinar los tamales, quimbolitos y los brotes de las hojas y los rizomas tiernos se pueden comer en ensalada o cocidos al igual que el fruto maduro y las semillas frescas.

Velouté de achira con mejillones y algas en costra de hojaldre.

Para 8 personas tiempo de preparación una hora y media de fácil realización.

Ingredientes:

1 k g de rizoma de achira

300 gr de mejillones

100 gr de algas frescas (Ulva lactuca)

2 Cebolla medias

1 Cucharada de manteca (mantequilla)

100 cl crema de leche (nata líquida)

Caldo de verduras

Masa de hojaldre

1 huevo

Sal y pimienta

Elaboración:

  • Pelar y enjuagar los rizomas de achira y cortarlos en cubos y hacer lo mismo con la cebolla.
  • En una cacerola calentar la mantequilla y añadir las cebollas junto a los rizoma y caramelizar ligeramente a fuego lento con el objetivo de acentuar su sabor avellana.
  • Vierta el caldo de verduras hasta que cubra por lo menos 2 cm por encima de las verduras.
  • Cubrir la cacerola y cocinar durante 40 minutos a fuego lento una vez cocido agregar la crema líquida, mixez el contenido y pasar la preparación por un tamiz fino con la finalidad de obtener una textura suave.
  • Agregar los mejillones cocidos y decorticados junto a las algas finamentes cortadas, condimentar con sal y pimienta y enfriar la preparación.
  • Llenar las soperas dejando unos centímetros de borde y cortar la masa de hojaldre en discos de unos centímetros más grande que las soperas.
  • Humedecer con un poco de agua el borde de las soperas y colocar con cuidado los discos de hojaldre sobre los recipientes presionando ligeramente en los bordes a fin de adherir la masa y con el huevo batido pintar la masa.
  • Precalentar el horno a 200 c° y enfornar las soperas durante 20 minutos aproximadamente el tiempo que el hojaldre este cocido y dorado correctamente.
  • Servir caliente y al momento de comer romper la costra de hojaldre y buen provecho.

Observaciones:

Los rizoma de achira frescos se puede conservar congelados o elaborados en harina y almidón, las parte útiles de la planta junto a los frutos se le puede deshidratar o también congelar.

Los Banh Canh pastas frescas de arroz y tapioca

Los tallarines de arroz Bánh canh se hacen con harina de arroz mezclada con harina de tapioca.

Las proporciones de harinas de arroz y de tapioca pueden variar: más harina de tapioca da pastas más elásticas, más harina de arroz da tallarines más flexibles.

La harina de arroz puede confeccionarla usted mismo (a), basta con remojar arroz de grano largo durante 4 horas, elimine el exceso de agua y pase los granos por el mixer hasta obtener una pasta homogénea.

Son una elaboración ideal para las pastas y sopas Bún chả cá o Mee tai bak y también el Mee tai bak y otras muchas recetas.

 

Ingredientes

200 g de harina de tapioca

150 g de harina de arroz

1 pizca de sal

125 mil de agua hirviendo

Método

1 Mezclar las dos harinas en la cuba del batidor con el sal.

Y poco a poco, vierta el agua hirviendo mezclándolo hasta que la masa resultante forme una bola.

2 Amase la masa sobre una superficie de trabajo enharinado, hasta obtener una pata suave y homogénea, hacer una bola con la masa y cortarla en 4 partes iguales.

Deje reposar la pasta de 10 a 20 minutos cubierta.

3 Con el palo de amasar extienda la masa a, 3 o 5 mm de espesor y corte en tiras con el cuchillo, dependiendo del tamaño y a la textura que busca .

Enharine ligeramente los tallarines y manipule con precaución.

4 Preparar una olla con abundante agua hirviendo y sumerjas los tallarines, durante aproximadamente 3 minutos, según el espesor de sus tallarines.

Tan pronto como salen a flote están cocidos; recupérelos con una espumadera y mójelos en el agua fría para detener la cocción y escúrralos rapidamente.

O directamente continué con el resto de la receta si todo lo permite.

Observaciones

Probablemente originarios del sur de China, los tallarines de arroz también llamado pastas de arroz son preparadas a partir de harina de arroz o junto a otras harinas.

Se le suele encontrar en muchas cocinas del Este Asiático y del Sudeste Asiático, dónde son preparadas en sopas, ensalada o salteados al wok.

A tener en cuenta que no tienen ni el mismo gusto ni las mismas características que los secos, los fideos frescos de arroz tienen una textura más suave y tienden a absorber menos la salsa.

 

PDF Fabricación de pastas frescas de arroz, Los Banh Canh pastas frescas de arroz y tapioca